LA MODA

DE HOY

Samuel Batista, 809-533-5338

Psicólogo Clínico. Especialista Terapia Grupal

12/07/2015

En el pasado no muy lejano, los padres de adolescentes tenían que preocuparse por el tiempo dedicado a la tv que demostraban sus hijos, los tipos de relaciones que llevaban con su amigos, el desorden con las ropas y la suciedad con la que llegaban a sus casas y otros factores que se presentaban, eran las preocupaciones existentes. Hoy como tal, el caso es diferente, puesto que existe todo un universo de aplicaciones y equipos electrónicos que influyen de diversas maneras en el desarrollo de los adolescentes, o como bien podríamos llamarla, la moda actual, que se ha presentado por medio al avance tecnológico que va incrementando día a día, y que en el cual, los adolescentes son los que, mercadológicamente hablando, son los principales afectados por estas creaciones del mundo moderno.

 

En su definición propia, los avances tecnológicos proponen estimular el mundo social virtual que nos rodea, permitiendo conectar a todo el mundo con simplemente el movimiento de nuestros dedos, a través de equipos electrónicos y diversas aplicaciones que nos dan esta accesibilidad. Pero es en donde se enfoca el peligro invisible, lo que desconocemos y lo que usualmente no podemos controlar. La socialización como tal, es un aspecto positivo, pero no obstante, encaminado en senderos oscuros, puede llevar a un desarrollo de actividades que terminan afectando negativamente a cualquier usuario que se proponga.

 

Podemos observar como un adolescente se pierde horas con los ojos fijados en su equipo móvil o computadora, a lo cual a simple vista, solo podemos entender que está realizando alguna actividad de recreación, un juego, o tal vez hablando con un amigo, pero ¿En realidad conocemos lo que el joven está haciendo? Pues, es en donde a lo que nosotros podemos entender como algo positivo, pero la realidad es que es un mundo muy grande, el cual nuestros hijos tienen acceso ilimitado a la exploración, y pueden existir factores influyentes que afectan el desarrollo como tal, con resultados positivos o negativos.

 

Pues como un mundo de posibilidades en su definición, existen toda una gama de afecciones de todo tipo que pueden incorporarse en la vida de cualquier usuario. Ahora en vez de un grupo de amigos que se relaciona en la casa de uno de los compañeros como usualmente se presentaba en el pasado, hoy se crean grupo colectivos dentro de aplicaciones de comunicación, pero ese no es el problema, el peligro yace en las relaciones e influencias que se crean en este mundo, puesto que  como moda actual, todo un sin número de patrones sociales que antes podíamos ver de forma física, se forman en el mundo social virtual. El abuso, las influencias, las presiones grupales, etc.; todas las experiencias que nosotros como jóvenes vivimos, ahora nuestros hijos la experimentan en un plano virtual, que aunque suponga que es menos íntimo, es lo contrario, puesto que la proximidad está relacionada al cómo se van exponiendo en público las afecciones y emociones personales de los usuarios.

 

Existen las mismas presiones que cualquier usuario pueda tener en forma física, la idealización de alguna figura artística que fomente actitudes rebeldes, negativas y hasta sexuales, no aptas tal vez para la edad del usuario, las presiones grupales, que se enfocan en la exposición emocional en muchas ocasiones de actitudes y acciones que afectan en el desarrollo del adolescente. Y con este tipo de enfrentamientos y fenómenos con el cual el adolescente crece, observando todo tipo de conducta que refleja el mundo social, sin saber discernir entre lo correcto y lo incorrecto, aprendiendo e incorporando dichas actitudes frente a las situaciones de desarrollo del mundo físico actual, es en el momento en donde entran los padres, como pilares y mentores, tienen la responsabilidad de suministrar consejo ante las repercusiones que se van creando.

 

La solución a este fenómeno que todavía no se ha identificado del todo, es la mediación de los padres formando parte de la vida social virtual de los adolescente,   no con la intención de espiarlos, sino de compartir en un plano sano, las experiencias que se viven en este contorno, marcando diferencias de cómo utilizar de manera positiva los medios de comunicación que nos regala el mundo electrónico de hoy en día. Porque aun siendo la moda que proponen llevar nuestros hijos, nosotros como padres, no debemos alejarnos de esto, sino, compartir estas experiencias, de esta forma podemos estar más presentes en el mundo social de los adolescentes, y podremos protegerlos cuando sea necesario de una mala publicidad que se les acerque.

 
Visitas: