¿QUÉ RELACIÓN TIENE

SANTA CON EL cOMPORTAMIENTO DE SU HIJO?

Roxana Gonzalez

Creadora Terapia Boutique

04/12/2015

Para los niños la época de Navidad es una época mágica, llena de ilusiones donde cualquier cosa puede pasar.


Dentro de la consulta psicológica mucho niños dicen pasar todo el año tratando de portarse bien para cuando llegue la Navidad ser premiados con las cosas que quieren. Muchas de las lista de regalos para Santa contienen juguetes, video juegos, ipods y hasta celulares. Sin embargo, hay otras listas en las cuales se piden regalos emocionales, no tangibles. En reiteradas ocasiones durante la terapia infantil, he asistido a niños que expresan el hecho de que en sus listas para Santa o para Los Reyes Magos sólo incluyen una cosa. Cuando se les pregunta la razón de una sola petición y de qué se trata, responden que con sólo esto basta para ellos ser felices. Explican de manera muy eufórica que sacrificarán el juguete que tanto quieren, si Santa le regala eso, que serán los niños más obedientes del mundo y realmente se comportan de esa manera. Entre esta lista de regalos no tangibles, emocionales están: Que mami y papi no se separen, que mi hermanito/a enfermo de cáncer no se muera, que no nos quiten la casa o el carro porque no hay dinero, que abuela pueda tener su operación, que mi mejor amiguito no se mude para otro país y así sucesivamente.


Al escuchar estas palabras y observar la inocencia del mundo de un niño, se visualiza la necesidad de que los adultos que estén cerca de ellos, tengan una comunicación efectiva. De lo contrario, se sentirán confundidos y dicha confusión los puede llevar a actuar de manera inadecuada. La Navidad debe ser una época especial, donde la familia comparta, donde se vivan preciosos momentos en los cuales reine la unión. Para los niños La Navidad es una época muy especial, ya que ocurren eventos que no ocurren en el resto del año; razón por la cual, si el tema de los regalos no es manejado de manera adecuada, se pueden generar consecuencias en su conducta.


Los niños hacen sus listas muy contentos y los padres les dicen: “Si no te portas bien, Santa no te va a dejar regalos”. Escuchan estas palabras no tan sólo de los padres, sino también en las canciones infantiles, en el colegio, del vecinito, de la amiguita, del abuelito, en fin la sociedad se encarga de recordarles que se tienen que portar bien para que les dejen regalos. Esto crea un condicionamiento que los invita a portarse bien para que les dejen esas cosas que tanto quieren.
Ellos se pasan la noche del veinticuatro ansiosos, hasta se acuestan temprano con la idea de ver si atrapan a Santa poniendo sus regalos. Al otro día en la mañana del veinticinco, van corriendo al árbol a buscar sus regalos; para su sorpresa les regalaron otras cosas que nada tienen que ver con lo que habían pedido, no les dejaron nada, faltó aquello que tanto querían, se dan cuenta de que mamá y papá siguen separados pues papá no amaneció al lado de mamá, que su hermanito/a sigue enfermo, que se va a tener que mudar pues no hay dinero para pagar la casa. En este momento, se sienten mal pensando que Santa se olvidó de ellos y no cumplió su palabra. Muchas veces ellos ni siquiera hablan, simplemente sienten esto. En este momento es cuando comienza el problema. Pues piensan que después de que hicieron un esfuerzo sobre humano para portarse bien a Santa ni le importó. Los niños comienzan a perder la fe en todo lo que los rodea “Porque si Santa, que es Santa me defraudó, entonces que será el resto de las personas”. “No importó mi esfuerzo” piensa, ”Así que me comenzaré a portar mal”, “Es más me portaré peor, pues estoy muy molesto”.


Para evitar que su hijo se vea en esta situación es importante que haya una comunicación efectiva, la cual se puede lograr con las siguientes recomendaciones:


LOS PADRES deben sentarse con sus hijos para hacer la lista de Santa o la de Los Reyes Magos. Como familia se debe tomar el tiempo para socializar, conversar sobre los gustos y las preferencias. Este es el mejor momento para hacer una lista realista.


EL MOMENTO de hacer la lista es el ideal para explicarles, que el trabajo de Santa es dejarles juguetes como regalos, pero que Santa no puede hacer desaparecer una enfermedad, encargarse de cirugías, casas o carros, ni hacer que sus padres vuelvan a estar juntos.


EXPLICARLES QUE no siempre Santa les puede dar todo lo que pidieron, aún cuando su comportamiento haya sido óptimo, pues hay muchos niños en el mundo a los que Santa debe repartir regalos. También se les debe decir que Santa trata de hacer todo lo posible por complacer a cada niño.


COMUNICARLES LA posibilidad de que si Santa no puede conseguir el regalo que ellos quieren en ese momento, tal vez lo pueda conseguir más adelante. Santa les puede dejar una notita explicándoles que ese día no pudo llevar ese regalo, pero que les compró o preparó algo muy especial y con mucho amor para ellos.


ES RECOMENDABLE QUE Santa les deje una grabación, una carta o algún tipo de mensaje diciéndoles que los ha venido observando y les diga las cosas buenas que ha visto de ellos. Santa también se puede tomar la libertad de expresarles lo contento que está con su comportamiento.


DEBE HABER una coherencia entre la conducta del niño y sus regalos. Si el niño no se portó bien, tampoco es bueno privarlo dejándolo sin regalos, pero sí que él vea que sus regalos son mínimos. Santa debe dejarle una comunicación explicándole la razón por la cual ese año no le llegaron los regalos que quería. Debe explicarle de manera precisa cuáles fueron las conductas no aceptadas.


EN CUANTO A LOS regalos emocionales, no tangibles, mamá y/o papá pueden hablar con su hijo respecto a sus deseos, creando un espacio de comunicación abierta y fluida donde el niño se sienta cómodo de expresar sus emociones. Si el niño está muy afectado por esta situación es recomendable que asista a un psicólogo infantil.


Cuando hay comunicación directa entre los padres y sus hijos, estos sienten una confianza muy especial. Los niños se sienten queridos, amados, mimados pero al mismo tiempo educados. Si los hijos tienen confianza de hablarles a sus padres de cualquier tema, ¡la batalla estará ganada! Por esta razón, es importante que mamá y papá les expliquen a sus hijos sobre La Navidad, la familia, y cómo funcionan los regalos de Santa, para que después los niños no tengan sorpresas desagradables y crean que no tomaron en cuenta su esfuerzo y se desmoralicen creando un cambio en su comportamiento.

 

 

Fuente: Creciendo en familia

 

 

 

Visitas: